Jóvenes

Es un espacio en el que nos preparamos para recibir los sacramentos que nos falten: bautismo, comunión y confirmación (alguno de ellos o los tres). También podés sumarte si querés profundizar tu fe, aunque ya hayas recibido los sacramentos.

Haber tomado la decisión de recibir un sacramento siendo joven implica un compromiso: me invitaron, me sugirieron, me recomendaron, pero no me mandan, yo tomé la decisión de crecer en la fe.

Guiados por la Palabra de Dios, vamos buscando un encuentro personal cada vez mayor con Jesús, que lleve a crecer, a seguirlo en una comunidad, sintiéndonos parte de ella, y a una maduración de fe en la práctica de los sacramentos, el servicio y la misión.

La catequesis no es “unas cosas que tengo que aprender”, para eso sería suficiente que les demos cosas para leer en su casa. Lo lindo sería vivirlo como un espacio donde voy a crecer en la fe compartiéndola con otros, guiados en el camino por un catequista. Juntos construiremos un espacio para que la fe se vaya haciendo más viva.

Anotate en secretaría parroquial en la primera parte del año